Fundamentos de la ‘atención a la forma’ (focus on form)

Argitaratua: ostirala, 14 maiatza 2004, 1:00
jenaro ortega

“ Gramática y aprendizaje de lenguas: perspectivas cognitivas y aplicaciones pedagógicas” ikastaroa.

Frente al enfoque de atención al contenido (focus on meaning – AC) y al de atención  a las formas (focus on forms – AFS), desde hace unas décadas se viene desarrollando una corriente de investigación que, surgida sobre todo en el seno de la ‘investigación de aula’ y con el nombre de atención a la forma (focus on form; AF), persigue destacar cómo no bastan, para aprender una segunda lengua debidamente, la sola exposición y la comunicación con ella en un marco natural (fuera del aula).

Para ello se esgrimen diversos argumentos basados en aspectos como los siguientes: por un lado, quienes (fuera de la niñez) han adquirido una lengua segunda en un entorno natural, muestran muy frecuentemente diversos estancamientos en el desarrollo de los aspectos sociolingüístico y sobre todo gramatical de su competencia comunicativa; por otro, la instrucción formal (la enseñanza de los recursos gramaticales en el aula), si bien no altera el itinerario que lleva a la gramática de la L2, sí que acelera el ritmo de esta adquisición y mejora los niveles últimos de aprendizaje.

Para salir al paso de esta situación, la AF propone un marco de actuación en el que, siempre sobre la base de un entorno comunicativo rico, quepan intervenciones que permitan a los aprendices acceder, del modo más útil y eficaz, a numerosos aspectos del entramado gramatical sobre todo. Ello permitiría que las relaciones entre forma y sentido se establecieran del mejor modo, y evitaría que no pocas formas se diluyeran, pasando inadvertidas, en el poder del flujo comunicativo, o que, para su procesamiento, los aprendices tuvieran que emprender largos recorridos (con frecuencia peligrosos o poco fructíferos).

Beste eduki interesgarriak

jenaro ortega

Procesamiento del input y producción de output

La AF ha dado lugar a diferentes tipos de intervención en los ámbitos del input y del output. En esta ponencia, presentaremos y comentaremos algunas de las actividades más representativas en uno y otro sentido: 1 Tratamiento del input:. actividades deductivas e inductivas de toma de conciencia gramatical (consciousness-raising activities – ATCG;) y actividades de procesamiento del input o de input estructurado (input processing activities, structured input activities - API) La ponencia aborda los principios que deben regir ese trabajo. 2 Producción de output: actividades de output estructurado (structured output activities - AOE) y las de gramatización (grammaticization activities - AG).
jenaro ortega

Retroalimentación (errores)

La AF concede gran importancia a la retroalimentación, es decir, a la evaluación de los productos de los aprendices, concretamente al tratamiento de los errores. Y es que, por un lado, si los errores son debidamente interpretados, constituyen una fuente inestimable para el conocimiento de la interlengua de los aprendices; y, por tanto, base segura en que pueden apoyarse numerosas decisiones referidas a la AF. Y por otro lado, dado que buena parte de los errores no procede sino del intento de interpretar o producir determinado sentido con los limitados recursos y habilidad comunicativa de que disponga el aprendiz en cierta fase de su aprendizaje, reviste el mayor interés el que éste se vea asistido de algún modo en la evaluación de sus productos. Así, o se le ratifica en la bondad de su enunciado, ofreciéndole una evidencia positiva al respecto, o se le advierte de que algo marcha indebidamente en el enunciado en cuestión, proporcionándole una evidencia negativa. Obviamente, y por lo que toca a la AF, estas advertencias pueden desempeñar un papel decisivo en el aprendizaje de una lengua, pues de una manera u otra se constituyen en oportunidades para que el aprendiz perciba la distancia que pueda existir entre lo que realmente quiso decir con su enunciado y lo que realmente dijo, el posible desajuste entre formas y significados. El proceso de reformulación y ajuste provocado por esta intervención tiene seguramente efectos en la reestructuración y puede ser una buena medida contra la fosilización. Hay muchas maneras de ofrecer evidencias negativas (reformulaciones, petición de aclaración, petición de reformulación, corrección explícita, repetición del elemento erróneo, pista metalingüística...). En cualquier caso, y para que sea efectiva, la intervención ha de conceder siempre, hasta donde sea posible, sentido al enunciado erróneo (un sentido ‘tentativo’, cabría decir), e incitar, también hasta donde las circunstancias lo permitan, a que sea el aprendiz quien, a partir de alguna pista aportada en la observación correctiva, repare el error y recomponga el enunciado. En la ponencia se presentan algunas muestras de cómo se puede llevar a cabo la retroalimentación mediante evidencias negativas en el campo concreto de los errores de tipo gramatical. Para ello nos apoyaremos en los resultados obtenidos a partir de actividades de AF orientadas al input y al output.